Jesús Campos García jcampos
   
Teatro  I  Artículos I  Poesía y narrativa
       
 
 

 

Artículos, "terceras" y cuadernos de bitácora

(2014-2017)


vestigios-emocionales

En: J. Romera Castillo (ed.), El teatro como documento artístico, histórico y social en los inicios del siglo XXI. Madrid, Verbum, 2017, pp. 159-168.
 

Vestigios emocionales

Lo que se ve a continuación son entradas de teatro. De teatro romano. (...)
La primera de las tres la compré en Burgos por treinta pesetas, hace unos cuarenta años. No para ir al teatro –como ya podéis imaginar–, sino como pieza de colección. Desde muy joven he coleccionado arqueología. Ahora, menos, y siempre piezas provenientes de otras colecciones. Y es que en aquella época aun no éramos conscientes de que comprar arqueología estimulaba la excavación furtiva y el destrozo de los yacimientos. El anticuario que me la vendió no tenía muy claro lo que era, aunque me aseguraba que la habían encontrado en el teatro romano de Clunia, ruinas que estaban a media hora de camino de donde la compré.

(Continuar leyendo).

 
     

las-puertas-del-drama36

En: Cerstin Bauer-Funke (ed.), Espacios urbanos en el teatro español de los siglos XX y XXI, Hildesheim – Zurich – New York, Georg Olms Verlag, 2016: 13-21.

 

"El entorno dramático"

Deberíamos felicitarnos por el hecho de que hace algunas décadas unos cuantos espermatozoides –uno por cabeza de los aquí reunidos– alcanzaran su objetivo, pues sin su esfuerzo este encuentro no hubiera sido posible. Sin su esfuerzo y sin el esfuerzo de los millones de espermatozoides que fracasaron en el intento. Que es así, compitiendo, como se garantiza la supervivencia de muchas de las especies. Entre ellas, la nuestra.

(Continuar leyendo).

 

         
teatros-del-circulo

Las Puertas del Drama, 47
(2017).
 

Entre la independencia y la alternativa: Teatros del Círculo

Teatros del Círculo (Círculo de Bellas Artes de Madrid) fue uno de los pocos proyectos que propiciaron la continuidad del teatro independiente (ya en vías de extinción) al tiempo que anticiparon algunos de los signos de identidad de lo que hoy conocemos como movimiento alternativo. Tras el fin de la dictadura, la inercia de algunos grupos que habían recorrido toda España (y parte del extranjero) haciendo un teatro de oposición al régimen, tanto por sus contenidos y estética como por su modelo de producción, derivaron –digo yo que por hartazgo de furgoneta– en sedes estables donde poder seguir representando un teatro comprometido (Sala Cadarso, 1976-1982; El Gayo Vallecano, 1978-1983; y Sala Olimpia, 1980-1984).

(Continuar leyendo).

         
las-puertas-del-drama34

Las Puertas del Drama, 45
(2015)
.
 

Tercera y última

La realidad no suele comportarse como debiera; acostumbro decir. Pero, ¿qué realidad? Ninguna –porque hay muchas, tantas como miradas–, todas esquivas, cuando no a contrapelo. A veces me pregunto: ¿qué diablos será la realidad de la que tanto hablamos? Y a veces me respondo que no hay más realidad que la que quisimos cambiar, la que queremos cambiar, o la que querremos cambiar. Que nadie habla de la realidad si no es para cambiarla...

(Continuar leyendo).

         
   

las-puertas-del-drama32

Don Galán. (Revista de Investigación Teatral), 4 (2014).

 

El espacio significante (desde mi experiencia como autor escénico)

El primer diseño de la escenografía de una obra dramática suele estar esbozado en su acotación inicial. Ya sé que esto puede molestar a quienes quisieran que el autor sólo fuera un mero proveedor de palabras y no el creador de una estrategia. Considerar que el autor no tiene arte ni parte en el hecho escénico fue opinión muy extendida durante el pasado siglo. Una aberración que, como suele ocurrir, debió producirse como respuesta a aberraciones anteriores de sentido contrario. El creciente número de receptores que accedían a la literatura dramática a través de su lectura fue tal vez el motivo de que, para facilitar su comprensión, los textos se plagaran de acotaciones irrelevantes, las cuales encorsetaban, de algún modo, las puestas en escena posteriores...

(Continuar leyendo).

 

         
   

republica-de-las-letras

Las Puertas del Drama, 44 (2014).

 

“William y yo ”

William no sé, pero yo me fui aficionando al teatro al mismo tiempo que me iba aficionando a respirar; aun así, no me encontré con él hasta ya bien cumplidos los trece. En la posguerra, la cartelera de provincias solo se nutría —sota, caballo y rey— de sainetes, zarzuelas y autos sacramentales; también algún dramón y alguna marioneta, pero poco más. Por lo tanto, William era un perfecto desconocido para mí cuando, ya a las puertas del examen, un compañero me alertaba con urgencia: “Míratelo, que a ese seguro que lo ponen”. “¿Qué ha escrito?”. “Romeo y Julieta, Otelo y Amlet, con hache”...

(Continuar leyendo).

 

         
   

creacion-escenica-y-sociedad-española

Las Puertas del Drama, 43, (2014).

 

“De aquellas preceptivas, estos talleres ”

Los preceptos –razón de ser de toda preceptiva– siempre me parecieron monsergas de iglesia; leyes cuyo incumplimiento no conlleva pena alguna –salvo la del infierno–  y que se dictan, más que nada, para incordiar. Desde Dios Padre hasta el padre prior de menor rango, todo el que se precie de ostentar alguna autoridad dicta sus propios preceptos. De ahí que abunden las preceptivas en este convento nuestro en el que tantos y tan buenos priores tuvimos. Incienso para todos...

(Continuar leyendo).

         
 

 

 

 

Archivo de artículos:


2014-2017

2010-2013

2008-2009

2006-2008

2005-2006

2004-2005

2003-2004

2001-2002

2000-2001

1999-2000

1996-1999

1974-1995

 

 

 

 

Poesía:


Mis 100 peores poesías

 

 

 

Teatro breve:


La número 17

Pareja con tenedor

Noche de bodas

El traje de cuero

A papel bien sabido...

 

 

 

Archivo de artículos:


2014-2017

2010-2013

2008-2009

2006-2008

2005-2006

2004-2005

2003-2004

2001-2002

2000-2001

1999-2000

1996-1999

1974-1995