Jesús Campos García jcampos
   
Obra > Teatro > En un nicho amueblado > Edición
       
 
 

Ediciones de En un nicho amueblado
(Premios de Teatro Carlos Arniches y Eulalia Asenjo de la Real Academia Española)

 
       
Antología teatral  

Antología teatral, de Jesús Campos García

Atenas, Lagourdera Books, 2012, 254 pp.

Incluye las traducciones al griego de las obras:

  • Entrando en calor (trad. Christina Ioakeim)

  • Patético jinete del rock and roll (trad. Christina Ioakeim)

  • En un nicho amueblado (trad. Christina Ioakeim) y

  • Triple salto mortal con pirueta (trad. Angeliki Portokaloglu).
 
       

En un nicho amueblado

 

En un nicho amueblado, de Jesús Campos García

Madrid, Visor, col. Biblioteca Antonio Machado de Teatro, 1997, 79 pp. Con Prólogo de Cristina Santolaria.


"Con un lenguaje vivo, coloquial, sainetesco, pero también pleno de tópicos y que rezuma un humor cáustico y absurdo en muchos momentos, el autor disecciona la unión santificada por esa sociedad a la que es preciso llegar 'muertos' y en la que necesariamente hay que permanecer 'quietos' (...).

Esta parábola ubicada temporalmente en los años setenta y que tiene como escenario un nicho que, cuando el aniquilamiento de Manoli está consumado, se llenará con toda la podredumbre de la sociedad, es realmente un ataque a la estructura social del pasado, pero también del presente, como lo cual En un nicho amueblado, por su carácter intermporal y eterno, adquiere validez universal". (Del Prólogo de Cristina SANTOLARIA, pp. 9-10).

 
       
En un nicho amueblado  

En un nicho amueblado, de Jesús Campos García

Primer Acto, núm. 177 (febrero 1975), pp. 40-60.
(Esta revista incluyó igualmente una entrevista con el autor: "Con Jesús Campos: un novel con muchos premios", pp. 32-38; y una nota introductoria del dramaturgo: "Guía para entrar en un nicho...", p. 39).

"No voy a resumiros aquí el argumento, porque yo para esas cosas soy muy mío. Pero sí tengo que advertiros que Pepito, el hijo pequeño, (...) tiene la costumbre de entrar y salir por las paredes, no como los muertos de don Juan Tenorio, que lo hacían muy finamente; Pepito entra y sale haciendo agujeros en el "decorado". Vamos, que en cada función se carga uno nuevo. El que Pepito entre y salga por las paredes y ponga todo patas arriba no es porque sí, aunque por lo que es, tendréis que verlo vosotros.
Si os cuento esto, es para que sepáis que por esos rotos, por esos agujeros, irá entrando una espuma parda y viscosa, quizá basura, botellas, trapos, periódicos, desperdicios de un mundo que se pudre, que irán invadiéndolo todo y haciendo que todos en la escena se muevan a pesar suyo con torpeza, y digo a pesar suyo porque siempre fingirán no ver nada de lo que ocurre". (J. CAMPOS, p. 39).