Jesús Campos García jcampos
   
Obra > Teatro > Blancanieves y los 7 enanitos gigantes > Programa de mano
       
 


Blancanieves y los 7 enanitos gigantes

Programa de mano

 

  • responsive slider
1 2 3 4 5
slideshow javascript by WOWSlider.com v8.8

Un espectáculo musical para mayores y niños.
Por Taller de Teatro.


Teatro Barceló de Madrid, 1978.

descargarDescargar programa en alta resolución

Sinopsis argumental:

Muerta la Reina buena, madre de Blancanieves, el Rey se vuelve a casar con una mujer hermosa y perversa que, convertida en Reina, utiliza todo su poder para aumentar su riqueza y adornar sin límite su vanidad.

Ocurre que, informada por el Espejito Mágico de que existen mujeres más bellas, decide, para aumentar su hermosura, que sus súbditos, mineros que trabajan las minas de carbón, lo hagan solo en las minas de brillantes, y para que no se opongan a sus deseos, les hace creer que son enanitos, de forma que si no obedecen sus órdenes serán aplastados. Los mineros desean trabajar en las minas de carbón, pues el carbón sirve para calentarse y es útil, y no en la de brillantes, pues los brillantes solo sirven para el adorno de los poderosos. Solo el temor a ser aplastados les hace obeceder.

Aún hay alguien más hermosa, le dice el Espejito Mágico: Blancanieves, la que habla con los pájaros, es más hermosa. Y la Reina da orden de muerte para Blancanieves. Afortunadamente, los guardias encargados de la ejecución encuentran a los "enanitos" y se dejan convencer.

Blancanieves, que por su juventud no sabía hablar (al igual que Mudito: los jóvenes no hablan), comienza a hacerlo (las princesas hablan antes), y se sorprende de que sus salvadores se consideren enanitos, ya que ella los ve gigantes. Los enanitos lo entienden como una broma de la niña y no hacen nada en consecuencia.

Informada la Reina por el Espejito que todo lo ve, de que Blancanieves no ha sido ejecutada, decide ocuparse personalmente del caso, y preparpando un extraño brebaje, envenena un televisor que, disfrazada de anciana, lleva a Blancanieves. La pobre niña, ajena a la maldad, toma el televisor y queda sumida en un profundo sueño. Los enanitos gigantes lloran en torno a Blancanieves, cuando llega el príncipe, bueno, alguien que ha caminado mucho y visto mucho mundo, alguien que llega de fuera del cuento y se sorprende, aunque no demasiado, de ver que los gigantes se crean enanitos, porque es algo que ha viso, algo que ocurrió en otros lugares. Despierta el Viajero Lejano a Blancanieves, despierta a los Enanitos gigantes, despierta a los guardias y hasta el Espejito Mágico se deja despertar cuando ve que la cosa se va poniendo fea. Los gigantes no volverán a la mina de brillantes y serán felices en la mina de carbón sabiendo que su trabajo sirve para que las gentes se calienten. Y la Reina mala, sola sin que nadie la obedezca ni tema, acabará muriendo de un ataque de soberbia, cuando ya todos saliéndose del cuento cantan la última de las canciones:

Y colorín colorado
este cuento se ha acabado
y ya nunca volverá
a empezar.

 

Qué y por qué

Con oportunidad y sin oportunismo, este espectáculo pretende decir en voz alta y ante todos, algo que todos dicen y ni los más reaccionarios se atreven a nega: el incuestionable protagonismo del pueblo, el derecho a que las gentes decidan sus vidas y su futuro. Queremos hablar de democracia, palabra dentro de la que no todos meten las mismas cosas, pero qe ya todos utilizamos con la misma naturalidad que "papá" y "mamá". Que nadie, pues, se moleste porque ante niños y mayores digamos tales cosas. Y para decir ante niños y mayores, qué mejor que un cuento: unos abrirán los ojos ante la magia y otros meditarán ante las pequeñas verdades que se pueden arrancar de los cuentos de dormir si se miran con los ojos de ver.

 

Cómo

Para recontar esta historia, a un tiempo fresca y manoseada, nada mejor que el caramelo y la chispa del dibujo animado, el libro o el álbum de cromos. La imagen colorista, las canciones, las voces distorsionadas del mundo de los cuentos mentira, serán utilizados para un cuento que pretende encontrar, digamos, la verdad. En definitiva, un espectáculo musical para niños y mayores.

 

Dónde

Donde sea, no importa el espacio: en un teatro, en un garaje, en una fábrica, en la plaza de un pueblo en fiestas, en un colegio, en un plató, en un cuartel, en una iglesia, en cualquier parte donde haya personas que piendsen que el poder no debe utililizarse para esclavizar, que la fuerza pública debe estar al servicio del pueblo, que debe abolirse la pena de muerte, que hay que acabar con el mundo de los cuentos construyendo una realidad en la que sea posible vivir sin necesidad de evadirse para poderla soportar.

A todos los lugares queremos llevar nuestro espectáculo, y para ello hemos planteado diversas soluciones escénicas. Ahora solo nos falta entrar en contacto con las gentes que piensen así y soliciten nuestro espectáculo.

(Taller de Teatro. 1978)