Jesús Campos García jcampos
 
Obra > Teatro > Danza para violín y revólver
FacebookfacebookTwittertwitter
   
  
 
 

Danza para violín y revólver. (Fragmento del texto)


Luisa.- Figúrese, le gustaban las tormentas. ¡Qué hombre! Parece que lo estoy viendo. Y había que verlo: se ponía como loco. Cuando había tormenta, se ponía a cantar. ¡Y cómo cantaba, santo Cielo! A voz en grito, como si quisiera echarle un pulso a los truenos. Siempre pensé que esos desvaríos eran cosas de la guerra. Afición a la muerte y a la pólvora, ya sabe.

 
anterior
siguiente 
 


Etiquetas: Danza de ausencias, Teatro breve, Danzas de la muerte, Museo del Ferrocarril, Festival de Otoño de 2000, Monólogo, Claudia Gravi.