Jesús Campos García jcampos
   
Teatro  I  Artículos I  Poesía y narrativa
       
 
 

 

Artículos, "terceras" y cuadernos de bitácora

(1996-1999)


teatro-prensa-y-nuevas-tecnologias

Las Puertas del Drama,
-2 (1999), p. 3.
 

“La creación inducida”


"'A mí no me estimulan los paisajes, sino las palabras', me decía una poetisa amiga nuestra, por lo demás teatrera; a mí, en cambio, me tientan los conflictos (hoy tan denostados), y tal le ocurrirá al músico con los sonidos o al escultor con los volúmenes. Son nuestros juguetes que, en virtud del juego, se convierten de insignificantes en significativos. Así, como quien sale de copas por ver qué se tercia, el creador alterna con los materiales de su creación ...".

(Continuar leyendo).


 
     

las-puertas-del-drama-21

Las Puertas del Drama,
-3 (1999), p. 3
.

 

“Carne a la pimienta”


"En folios blancos, como este en el que ahora comienzo a garabatear, o en la pantalla, cuando quien escribe gusta de hacerlo como si tocara el piano; sea cual fuere el soporte —que los hubo más primarios y los habrá más tecnificados—, sirviéndonos de la escritura, los autores proyectamos la obra, soporte y estructura del hecho teatral. Que aquí, en la soledad del escritorio y no en el ajetreo del escenario, es donde se crea de la nada (?) lo que posteriormente será interpretado...".

(Continuar leyendo).

 

         

las-puertas-del-drama-20

ABC,
10-junio-1998 (1ª ed.), p. 68
.
 

“Max o menos”

Qué pena, ¿no? Para una vez que nos apuntamos al glamour y a la impostura (todo sea por la promoción del teatro), resulta que se nos derraman las reivindicaciones en medio del festejo y salpicamos de inconveniencias a los invitados. Digo yo que el temor a que alguien "contestase" el carácter hollywoodiense de la gala pudo ser el origen de la idea: "Hagamos una gala contestataria y así, autocontestándonos, evitaremos que a nadie se le ocurra contestarnos". Ingenioso, brillante incluso, pero en el papel. Puesta en pie, la ocurrencia hace aguas y zozobra y, al final, todos náufragos.



         

las-puertas-del-drama19

En: Mariano de Paco (ed.), Creación escénica y sociedad española, Murcia, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Murcia, 1998, pp. 25-29.
 

“El poder de los signos escénicos y el poder”

Arrabal cuenta (ignoro sus fuentes, pero la historia es tan verosímil que no dudo en citarla) cómo Stalin, ante el dilema de poner el teatro en manos de los actores (peligrosos por su popularidad) o de los autores (peligrosos por su actitud crítica), optó por otorgar el poder a los tramoyas, gremio que consideró más domeñable, y así convirtió a los regidores en directores de escena; cargo que en no pocas ocasiones se adornó con las más altas cualidades artísticas, pero cuya función original fue la de comisario político; dicho esto sin acritud y sólo por redondear la broma con terminología a juego.

(Continuar leyendo).

         
   

las-puertas-del-drama18

Primer Acto, 270 (sept.-oct. 1997), pp. 22-23.

 

Triple salto mortal con pirueta


Puede que la otra vida no sea sino una invención literaria (la respuesta interesada a una demanda de eternidad), mas el hecho de que su comprobación sea imposible no invalida su realidad compo expectativa. Pensar que todo acaba con la muerte es tan indemostrable como lo contrario. Ahora bien, si a esta falta de verificación le añadimos un ajuste de cuentas con premios y castigos, entonces ya no es posible sustraerse a la idea de que estamos siendo manipulados por aquellos que administran la divinidad como si fuera su patrimonio.

(Continuar leyendo).

 

         
   

matrimonio-de-un-autor

Boletín Informativo de la Asociación Colegial de Escritores de España, 35 (jun. 1996), p. 24.

 

"Las dictaduras prohíben, las democracias confunden”

Tal vez no sea más que un juego (un modo como otro cualquiera de aferrarse a la infancia) pero jugando explicamos el mundo. No el Universo, ni siquiera el planeta que habitamos, sino el mundo personal, el inmediato; y aunque lo más probable es que únicamente nos expliquemos a nosotros mismos, cuando esto se consigue, ya es un triunfo.

"Ordenar el caos", así se llama el juego. Y es tan fácil (en ocasiones) como imposible (las más de las veces), sin que nadie sepa bien de qué depende. Su práctica consiste en disponer los colores, los sonidos, las palabras y/o los volúmenes de forma que el discurso sensitivo que se origina en nuestra memoria resuene en la memoria de los demás, dando así a entender aquello que era necesario ser entendido.

(Continuar leyendo).

 

         
   

assaig-de-teatre

En: C. Álvarez-Nóvoa (ed.), El autor tiene la palabra. (I Jornadas de Autores Teatrales Andaluces, 1995), Sevilla, Centro Andaluz de Teatro, col.“Cuadernos de Teatro”, 1996, pp. 192-198.

 

“Análisis, diagnóstico y tratamiento de las dolencias que aquejan al autor terminal”

“Guardar la obra en el cajón” era todo lo que había que hacer. Con sólo alcanzar este logro, el esfuerzo estaba ya justificado. Excepcionalmente, el texto podía ser premiado, editado, e incluso estrenado; sin embargo, visto con distancia, nada de eso parece ser que fuera la finalidad que se perseguía. Tengo la confusa sensación de que toda una generación de autores escribió textos teatrales con el único objeto de guardarlos en el cajón. La sola existencia de un teatro maldito servía para evidenciar el carácter inquisitorial de la Dictadura; régimen frente al cual la sociedad, como defensa natural y espontánea, inventaba las más diversas formas de militancia.

(Continuar leyendo).

 

         
 

 



Archivo de artículos
:

 

2014-2017

2010-2013

2008-2009

2006-2008

2005-2006

2004-2005

2003-2004

2001-2002

2000-2001

1999-2000

1996-1999

1974-1995

 

 

 

Poesía:


Mis 100 peores poesías

 

 

 

Teatro breve:


La número 17

Pareja con tenedor

Noche de bodas

El traje de cuero

A papel bien sabido...

 

Archivo de artículos:

 

2014-2017

2010-2013

2008-2009

2006-2008

2005-2006

2004-2005

2003-2004

2001-2002

2000-2001

1999-2000

1996-1999

1974-1995